The Never-Ending Immigration Scam: Notario Fraud

El fraude del notario ha sido un problema durante décadas. Este tipo de fraude ocurre cuando los individuos se presentan a sí mismos como profesionales legales, pero en realidad no están admitidos para ejercer el derecho en una jurisdicción en los Estados Unidos. En Florida, al igual que en otros estados, es un delito mayor para una persona que no es abogado, practicar el derecho sin licencia. Las personas de ascendencia hispana son particularmente susceptibles al fraude de notario debido a problemas de lenguaje relacionados con el uso de los términos “notaría”, “escribano” o “notario público”. En realidad, es ilegal en Florida utilizar estos términos debido a la confusión que crean. A diferencia de muchos países de habla hispana, donde los notarios cumplen funciones legales específicas y pueden recibir capacitación legal, los notarios en los Estados Unidos no reciben dicha capacitación y están autorizados para realizar funciones muy limitadas. No son abogados y no pueden representar a personas en inmigración u otros procedimientos legales. Lamentablemente, los inmigrantes son víctimas comunes del fraude notario a menudo perpetrado por sus compatriotas.

¿Qué es el fraude del notario?

Los “notarios” y los “consultores de inmigración” son personas que no tienen títulos en derecho, pero ofrecen sus servicios a los inmigrantes que necesitan asesoramiento y representación legal. Se basan en publicidad falsa y contratos fraudulentos para ganar clientes y luego dejan a esos clientes en una mala posición. A veces, los notarios cobran honorarios pero nunca realizan el servicio. En otros casos, no cumplen con los plazos, archivan los formularios incorrectamente o dañan el caso de sus clientes de alguna otra manera.

Las víctimas de fraude de notario pueden perder su oportunidad de buscar ayuda de inmigración debido a las acciones del notario. Para entonces, por supuesto, el notario ya no existe y el inmigrante queda en una situación peor que cuando comenzó todo el proceso. El fraude de notario a menudo pasa desapercibido hasta que el inmigrante se da cuenta del daño que se ha hecho y consulta a un abogado de inmigración para obtener ayuda. Para entonces, podrían estar en una situación extrema y además de los cientos o miles de dólares que pagaron al notario.

Una brecha lingüística

Parte del problema puede atribuirse a una brecha lingüística. “Notario público” se traduce al inglés “notary public”. Aquí, en los Estados Unidos, ser un notario público solo le otorga a la persona la autoridad de ser testigo de firmas. Sin embargo, en otros países, particularmente en América Latina y Europa, el término significa algo muy diferente. En esos países, un “notario público” es alguien que tiene el equivalente de una licencia en leyes y puede representar legalmente a otros ante el gobierno.

Los inmigrantes, acostumbrados a las leyes de su propio país, naturalmente buscan lo que les es conocido y saben que un “notario público” puede ayudarlos con asuntos legales. Desafortunadamente, muchas personas sin escrúpulos aprovechan esto y estafan a los inmigrantes.

Siempre consulte a un abogado de inmigración en asuntos de inmigración.

La mejor manera de evitar problemas de inmigración es asegurarse de que la persona a la que está consultando sea un abogado de inmigración calificado que tenga licencia para ejercer la ley de inmigración en los Estados Unidos.

Si necesita ayuda con asuntos de inmigración en Florida, comuníquese con un abogado de inmigración en Overstreet, Miles, Cumbie & Finkenbinder, P.A. en Kissimmee, FL al 407-847-5151 o haga arreglos en línea para una consulta.

El Osceola Star . June 13 – 20, 2019.